Ejércitos de Colombia y Perú:

hermandad que crece con el paso de los años

Por Coronel Carlos Ómar Suyón Paniccia

Agregado Militar de Perú en Colombia

Las relaciones bilaterales en el ámbito de la defensa han permitido avances en materia de seguridad, a esto se le suman otras labores en beneficio de las comunidades fronterizas.

A inicios de la segunda mitad del siglo XX, entre Perú y Colombia las relaciones iniciarían un rumbo de acercamiento y desarrollo, haciendo posible vernos como socios estratégicos.  Así, en la década del sesenta se debe resaltar el apoyo que el Gobierno colombiano dio al proyecto de la Carretera Marginal de la Selva, a fin de promover la construcción de esa vía en su propio territorio. Tiempo después, a finales de los setenta, ambos países suscribieron el Tratado de Cooperación Amazónica y otros acuerdos de integración y cooperación.

 

Continuando con la intención de desarrollo social y fronterizo, en la segunda mitad de la década de los ochenta, se celebró el Plan de Acción Bilateral en la cuenca del río Putumayo, así como el Plan de Desarrollo Integral Bilateral de Poblaciones Fronterizas (abril de 1988). Estos dos planes fueron producto del primer diálogo presidencial sostenido entre ambos países, en el que los contactos se limitaron a encuentros protocolares entre funcionarios de menor rango. El Encuentro de San Antonio adquiere así una importancia sin precedentes en las relaciones peruano-colombianas, no solo porque rompe esta suerte de estancamiento a lo largo de cinco décadas, por cuanto no existió contacto bilateral significativo entre ambos países, sino que además permitió la suscripción de planes que orientaron y dieron una nueva dinámica a las relaciones bilaterales, como el de telecomunicaciones fronterizas, el convenio para la preservación y protección de bienes históricos, culturales y arqueológicos; el convenio de cooperación entre PetroPerú y Ecopetrol para la exploración conjunta de las zonas fronterizas y el acta de entendimiento en materia de lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y el tráfico ilícito de armas.

 

Estos mecanismos de cooperación política han establecido un conjunto de procesos en diferentes niveles y con diversos propósitos. Así tenemos:

Comisión de Vecindad e Integración Peruano-Colombiana (CVIPC): Este mecanismo fue establecido en febrero de 1994, con el propósito de constituirse en el principal foro de concertación entre ambos países, destinado a promover proyectos, programas e iniciativas de interés para estos. En tal sentido, ha logrado generar diversos proyectos de cooperación binacional en el campo de la salud, educación, cultura, deportes, comercio, inversión, infraestructura, desarrollo e integración fronteriza.

 

En el 2003 asume una nueva estructura compuesta de tres comités técnicos:

 

a. Comité de Desarrollo e Integración Fronteriza;

b. Comité de Comercio, Turismo e Inversiones;

c. Comité de Cooperación.

 

En estos encuentros se acordaron importantes iniciativas que vienen implementándose, como:

 

> Elaboración del Plan de Desarrollo de la Zona de Integración Fronteriza Peruano-Colombiana, con la colaboración de la Corporación Andina de Fomento (CAF);

> Implementación del Proyecto de Telemedicina Rural en la cuenca del Putumayo, con la colaboración de la Comisión Europea;

> Implementación del Proyecto de las Áreas Naturales Protegidas Güeppí–La Paya, con la colaboración de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA).

 

Otro aspecto interesante en nuestro desarrollo, el 28 de abril de 2011, los presidentes de Colombia, Perú, México y Chile suscribieron el denominado Acuerdo del Pacífico, destinado a formar una zona de integración económica y financiera, encontrar nuevos mercados y cooperar en materia de seguridad interna. Se trata de un acuerdo comercial y de integración que tiene como base no la proximidad geográfica de sus miembros, sino más bien las coincidencias políticas y económicas existentes.

Grupo de Trabajo Bilateral de Defensa (GTBD), presidido por los ministros de Defensa: Este mecanismo fue creado en octubre de 2002, con el propósito de abordar todos los temas de interés dentro de las relaciones bilaterales en el ámbito de la defensa y la seguridad. El 31 de marzo de 2005, en la última reunión celebrada en Cartagena se revisó la situación de la seguridad en la zona de frontera, especialmente frente a las eventuales acciones y presencia de grupos ilegales armados, el tráfico ilegal de armas, el tráfico ilícito de drogas y el crimen transnacional organizado. Este grupo ha dejado de reunirse desde hace varios años, en gran parte debido a la creación del Mecanismo 2+2 que ha asumido sus funciones.

 

Mecanismo de Consulta y Coordinación Política (2+2):

Este mecanismo de coordinación política fue creado en marzo de 2007 y en él participan los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa del Perú y Colombia. En la primera reunión celebrada en Bogotá, el 13 de agosto de 2007, se aprobó la creación de la Comisión Binacional de Seguridad Fronteriza (Combifron), y se discutieron diversos temas vinculados a la seguridad y defensa de ambos países. En la segunda reunión celebrada en Lima, en marzo de 2009, se hizo seguimiento a los acuerdos adoptados y se pactó fortalecer el intercambio de información y experiencias, así como la capacitación en materia de seguridad entre ambos Estados. También se acordó la continuidad de las jornadas cívico-militares de atención médica y social a los pobladores de los sectores fronterizos del río Putumayo y el bajo Amazonas. En la tercera reunión desarrollada en Bogotá, febrero de 2010, se suscribieron diversos acuerdos, entre ellos, la creación de un mecanismo de cooperación académica entre el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN), del Perú, y la Universidad de Nueva Granada de Colombia; la cooperación en el campo de la industria naval, marítima y fluvial; la participación de personal de sanidad en pasantías e intercambios en el país vecino, respecto de materias tales como administración y dirección de hospitales de campaña, recuperación física y psicológica del personal militar, efectos del trauma en combate, entre otras, y también el intercambio de información y experiencias para la asistencia a las víctimas de las minas antipersonal y sobre estrategias tácticas contra estos artefactos empleados por actores no estatales.

Sin embargo, existen también otros mecanismos de gran importancia y mayor especificidad, como:

 

Comisión Binacional de Seguridad Fronteriza (Combifron): Fue creada en el marco de la primera reunión del Mecanismo 2+2, asignándole como función la de coordinar, evaluar y supervisar la seguridad fronteriza entre el Perú y Colombia. La primera reunión de esta Comisión se realizó en Leticia, en octubre de 2007, mientras que la segunda se desarrolló en Iquitos, en abril de 2008, con lo que se fortaleció en ambas la cooperación bilateral entre las Fuerzas Armadas de ambos países, en particular para la puesta en marcha de jornadas cívicas binacionales en beneficio de las poblaciones fronterizas. En el año 2018, se llevó a cabo la XXI reunión ordinaria de la Comisión Binacional Fronteriza, que terminó en tres ejes temáticos:

 

a. Creación de una estrategia para contrarrestar las amenazas transnacionales;

b. Amenazas a la seguridad;

c. Entrenamiento y capacitación.

 

De manera general de los diversos compromisos asumidos en reuniones anteriores, se estableció:

 

a. La necesidad de implementar canales de comunicación seguros entre instancias de inteligencia de ambos países;

b. Incrementar el intercambio de información entre los oficiales de enlace en Leticia e Iquitos a efectos de judicializar la comisión de delitos en la zona de frontera, como también efectuar anualmente un ejercicio operacional combinado en la zona de frontera;

c. Intercambiar información sobre la situación de la zona fronteriza a nivel de las marinas de guerra, y realizar un censo de población y de necesidades, previo a las acciones cívicas de apoyo social en la zona fronteriza;

d. Brindar facilidades a las respectivas Fuerzas aéreas para sobrevolar determinadas rutas y, asimismo, realizar un levantamiento fotográfico de las pistas legales e ilegales en la zona;

e. Finalmente, levantar información en las comunidades que habitan la zona de frontera, a fin de realizar un mejor control migratorio.

 

Mecanismo de Alto Nivel de Seguridad y Cooperación Judicial (MAN): En noviembre de 2001, se creó este mecanismo, el cual respondió a la necesidad de contar con una instancia de cooperación y coordinación política encargada de examinar de manera integral los asuntos relativos al terrorismo, las drogas y delitos conexos, el tráfico de armas y la corrupción, entre otras, y proponer e impulsar al más alto nivel medidas concretas de confianza mutua. En Lima, noviembre del 2018, se llevó a cabo la última reunión, donde aprobaron el Plan Operativo Anual Binacional 2019.

 

Ronda de Conversaciones entre Altos Mandos Militares: Este mecanismo tiene como propósito mantener un buen nivel de relaciones entre los altos mandos de las Fuerzas Armadas de ambos países, mediante la realización de encuentros periódicos en los que se acuerdan medidas operacionales, siendo presididas estas reuniones por los jefes de Estado Mayor de cada país. Estos intercambios son de larga data, pues ya en 1971 oficiales de la Armada colombiana, especialistas en submarinos, recibieron capacitación en los centros de la Marina de Guerra del Perú.  La última reunión de este nivel fue en abril del 2019, en Bogotá, con la Conferencia Multilateral de Fronteras, donde parte de las conclusiones fueron:

 

a. Intercambio de oficiales para que laboren en los Estados Mayores;

b. Potenciar los sistemas de seguridad fronteriza, dando énfasis en tecnología;

c. El intercambio de instructores para fortalecer la capacidad de doctrina conjunta.

 

PLANES DE INTEGRACIÓN FRONTERIZA

 

Plan Peruano-Colombiano para el Desarrollo Integral de la Cuenca del río Putumayo (PPCP)

 

En abril de 1998, se logra su aprobación en la ciudad de Bogotá. Durante los años previos y gracias al apoyo de la OEA fue posible hacer un diagnóstico de la zona e identificar once proyectos binacionales para ser desarrollados. Así tenemos los más importantes:

a. Programa del Medioambiente;

b. Programa de Desarrollo Social e Infraestructura: con atención a las comunidades indígenas;

c. Programa de Comercialización Integral de Comercialización;

d. Programa de Actividades Productivas: con proyectos de granjas integrales, manejo en confinamiento de la fauna silvestre, desarrollo industrial y manejo integral de la pesca.

 

En este sentido, los principales objetivos del PPCP son:

 

> La promoción del desarrollo armónico y sostenido;

> La incorporación plena del área a la actividad económica y productiva de ambos países;

> La ocupación efectiva de las áreas fronterizas;

> La realización de actividades productivas que generen fuentes de trabajo de manera compatible.

 

 

Plan de Desarrollo de la Zona de Integración Fronteriza (ZIF)

 

Es producto de la Política de Integración y Desarrollo Fronterizo de la CAN, aprobada en mayo de 1999, cuyo objetivo es el fortalecimiento y consolidación del proceso de integración entre los países miembros. Perú y Colombia acordaron preliminarmente el área que comprendería la Zona de Integración Fronteriza (ZIF), así como las Áreas Puntuales y Estratégicas (APES), en las cuales los dos gobiernos se avocarían para la búsqueda del mejoramiento de la calidad de vida de sus respectivas poblaciones, mediante la ejecución de proyectos de cooperación.

 

Como se puede colegir, los mecanismos de coordinación compuestos por autoridades del máximo nivel permiten llegar a consensos sobre temas de vital importancia para ambos países vinculados a los campos de la seguridad, la defensa, la cooperación fronteriza y la política exterior.

 

En este sentido, su fortalecimiento y continuidad permitirán garantizar nuestros máximos objetivos de trabajo como socios estratégicos en integración de políticas binacionales.