La misión de servir al país en el exterior,

desde la mirada de un agregado militar

Los puentes de cooperación que se tienden con otros ejércitos del mundo facilitan la ampliación del conocimiento militar y el intercambio de experiencias, así como identificar problemas comunes y posibles soluciones.

Por: Coronel Hugo Sandoval Villamizar

Agregado Militar de Colombia

en el Reino Unido

La diplomacia militar o diplomacia de defensa1, labor desempeñada por agregados, adjuntos y secretarios militares en apoyo a la misión diplomática colombiana en otros países, es la honrosa posibilidad de servir a nuestro país, sus intereses y a sus ciudadanos más allá de nuestras fronteras. Consecuentemente y a través de estos, nos brinda la posibilidad de conocer las realidades de otras sociedades y su entorno, a la vez que nos  permite observar directamente la cultura militar de ese país; la forma en que ha evolucionado a través de la historia y el estado actual del arte y tecnología de defensa, que nos facilite entender sus capacidades y poderlas adaptar a nuestro entorno.

 

Aunque la misión que nos asigna el Manual para Agregados, Adjuntos y Secretarios Militares2 determina nuestro campo de acción, dando alcance a la misma, podemos mostrar nuestra cultura militar, el nivel de desarrollo de nuestras capacidades, doctrina y entrenamiento, al tiempo que podemos aprender de toda esta vasta historia y conocimiento castrense forjado a través de los tiempos en cada una de las naciones, en medio de un escenario de intercambio académico, cultural y experiencial.

 

En igual sentido podemos conocer directamente que para otros ejércitos las necesidades, preocupaciones, limitaciones y proyección de capacidades futuras son similares, pero en contextos totalmente diferentes, con lo cual podemos generar análisis comparativos, y proyectar propuestas para la solución de problemas y oportunidades de mejora en nuestra Fuerza, aprovechando ese espacio de colaboración.

 

Con referencia a lo anterior, son las capacidades diferenciales, el conocimiento, profesionalismo y la determinación de nuestros soldados lo que ha permitido la creación de espacios de cooperación y desarrollo de interoperabilidad no solo bilateralmente con los Ejércitos de otros países, o como parte de la Fuerza Multinacional, sino hacer parte de escenarios multilaterales como la Otan, al tiempo que ha sido determinante para reemprender el camino de la cooperación con Naciones Unidas a través de los militares expertos en misión (observadores militares), y, en un futuro próximo, con la venia del pueblo colombiano, nuevamente con contingentes bajo la bandera del mantenimiento de la paz.

En el intercambio que se presenta con militares de otros países, tenemos la oportunidad de comunicar con orgullo lo que hemos alcanzado como institución al servicio de la Nación. Muchas veces el joven soldado, el suboficial y el oficial no logra visualizar la magnitud de lo que él ha logrado y los resultados conseguidos para la estabilidad, tranquilidad y para cimentar la construcción de Estado, manifestada en la actual transición hacia la estabilidad del territorio en medio de dificultades propias del proceso que vislumbra un desarrollo futuro de la economía del país, y que permitirán mejorar las condiciones de vida de todos los colombianos. Estos logros, las capacidades diferenciales alcanzadas y el profesionalismo del soldado colombiano es hoy reconocido en todo el mundo.

 

Complementariamente y gracias a ese reconocimiento, los lazos de amistad y puentes de cooperación que se tienden facilitan la ampliación del conocimiento militar y el intercambio de experiencias, así como identificar problemas comunes y posibles soluciones. Todo dentro de este escenario de relacionamiento y diplomacia militar nos lleva a aprender de cada reunión, cada conferencia o diálogo que se tiene con otros agregados o con las visitas que posibilitan conocer las capacidades del país anfitrión, así como su capacidad industrial y tecnológica en el Sector Defensa.

 

Producto de esto son los actuales escenarios de capacitación, que para el caso particular del Reino Unido, nos ha permitido en la actualidad contar con oficiales en los cursos de Alta Estrategia, en el Royal College of Defense Studies; Avanzado de Estado Mayor, en la Defense Academy of the United Kingdom, y el de Formación de Oficiales, en la Royal Military Academy Sandhurst. Todos ellos con un desempeño sobresaliente y motivo de reconocimiento por parte de los directores de cada uno de estos prestigiosos institutos del sistema de educación y doctrina conjunto de esta nación.

 

Presentación en Bruselas del Centro Internacional de Desminado Humanitario, Cides, ante la Otan, Bélgica, 28 de febrero de 2019. CR Alberto Rico Pulido, agregado Militar ante el Reino de Bélgica.

Otro campo de aporte y contribución del conocimiento forjado en años de conflicto contra el terrorismo y el narcotráfico ha sido el de nuestras técnicas, tácticas y procedimientos desarrollados en campos como las maniobras y operaciones en combate irregular (integradas hoy a la doctrina Damasco), las operaciones especiales, de fuerzas especiales, desminado militar y humanitario. Como gran colofón de esta labor está la presentación ante la Otan el 28 de febrero del Centro Internacional de Desminado Humanitario (Cides), y su aprobación el 20 de marzo del presente año, en Bruselas, hecho que permite el ingresó de nuestro país a la Comunidad de Centros de Formación y Educación de Alianzas de esta organización.

 

Las amenazas existentes, las amenazas emergentes, así como la adaptación y preparación para las nuevas tendencias tecnológicas son una preocupación común y un campo para el cual es vital el intercambio de información, inteligencia, conocimiento e investigación doctrinal, con el fin de lograr mitigar los efectos que estos puedan tener hacia el futuro, o generar avances o ventajas cualitativas.

Para concluir es importante que recordemos y reconozcamos con humildad y sin ser pretenciosos este camino que hemos trasegado los soldados de Colombia en más de 200 años de historia republicana, desplegándonos por media Suramérica, y llegando hasta el Asia milenaria en la península coreana, para entregar hasta el último aliento en procura de la libertad, la independencia y la democracia, senda recorrida y que siempre ha de ser reconocida por propios y extraños, lo hacen las palabras del teniente coronel del Ejército Suizo Hans Georg Juchler, integrante de la misión militar en nuestro país, en un informe de 1925:

 

(…) Rara vez o quizá nunca en mi vida militar, había podido emitir un concepto tan favorable y encomiástico como esta vez; y ruego creer que mis palabras no contienen exageraciones y son dictadas no por el sentimiento, sino por la razón. El soldado colombiano, teniendo una apariencia modesta, reúne tan excelentes cualidades, que pudieran envidiar otros ejércitos3.

Visit of the Association of Military Attachés and International Liaison Officers to the

Army Land Combat Power Visit, Copehill Down, October 25, 2018

1 Núñez, López-Aranda, Cosialls, Moliner y Sánchez. (2016). Diplomacia de Defensa, La Defensa en la Acción Exterior del Estado. Febrero 2019, de Instituto Español de Estudios Estratégicos. Extraído de: http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_trabajo/2016/DIEEET01-2016_DiplomaciaDefensa.pdf

2 Comando General de las Fuerzas Militares. (2014). Capítulo IV Misión de los Agregados y Adjuntos. En: Manual para Agregados, Adjuntos y Secretarios de Defensa, Militares, Navales y Aéreos (21). Bogotá D. C.: Imprenta y Publicaciones de las Fuerzas Militares.

3 Aline,H. (Enero- junio, 1986). El Desarrollo de la Instrucción Militar en Colombia en los Años 20: Estudio del impacto de una misión militar Suiza. Revista Colombiana de Educación, No. 17, p. 31.