Mi paso por la Bundeswehr

Angriff, Angriff

Por Subteniente Maximiliano Uribe Cataño

Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova

La movilidad académica de la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova, que tiene como pilar un componente internacional en la formación de los futuros oficiales, les permite a sus alumnos vivir la experiencia que aporta a su vida militar.

4:40 a. m., Centro de Combate Urbano de Bonnland, Alemania.

 

Me preparo con mi pelotón, compuesto por alemanes, iraquíes, malienses y georgianos, para el ataque a un grupo de casas, en las cuales se resguarda una escuadra enemiga.

 

La última orden del comandante de pelotón se da en alemán. El soldado georgiano, que carga la ametralladora MG3 tiene una duda, ya que su alemán no es muy bueno; pasamos al inglés para aclararla.

 

5:00 a. m.

 

Comienza el fuego de las tres ametralladoras a la fachada de nuestro primer objetivo. La sección que debe abrir el alambre de púas ubica los explosivos, y, tras un gran estruendo, y el comunicado de que el bloqueo ha sido abierto, comienza el ataque. A partir de este momento, pasamos del sigilo a una comunicación de combate, caracterizada por gritos, señas y el estruendo de las armas desplegadas.

 

En un abrir y cerrar de ojos se transforma todo, y entendemos que más que un idioma y lenguaje de señas común, necesitamos conocer las personas a nuestro lado, de manera tal que solo baste en ocasiones una mirada, para saber que está sucediendo.

 

Experiencias como esta solo me han sido posibles gracias a la movilidad académica de la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova, que tiene como pilar un componente internacional en la formación de los futuros oficiales.

 

Mi comisión comenzó el día 10 de enero de 2016, y se extendió por un periodo de tres años y medio; durante los cuales realicé mi curso para oficial, instructor de tiro, combate urbano, infantería liviana y una especialización en Infantería de Montaña y Condiciones Extremas, entre otros. Para las diferentes fases de mi formación en Alemania fue necesario que visitara tres escuelas de armas, dos bases militares y una escuela de idiomas, en las cuales no solo tuve la oportunidad de multiplicar mis conocimientos militares, sino que también pude conocer, compartir y crear lazos de amistad con oficiales de más de trece naciones.

Durante estos tres años aprendí muchas lecciones, unas buenas y otras no tan buenas; a pesar de ello, creo firmemente que fueron todas necesarias, para conocer una realidad diferente, condicionada por otras costumbres, ideas y  formas de actuar, puesto que es finalmente un nuevo entorno el que nos obliga a adaptarnos, mejorando nuestras capacidades, a través del uso de nuevos puntos de vista, el aprendizaje de nuevas habilidades y la rigurosa evaluación de nuestras costumbres y hábitos previos.

 

El campo en el que más evidencié este cambio de entorno fue el militar. Teniendo cursos, en los cuales participaban tantos países, eran evidentes las diferencias en cuanto al planeamiento, la toma de decisiones y el desarrollo de las maniobras. Por ende, era necesario evaluar cada idea con sus pros, contras y viabilidad, mostrando que no siempre la decisión más común era la mejor. Además, siendo invitado de uno de los ejércitos con mayor experiencia a nivel mundial en guerra regular y transformación de un Ejército (finalizada la Segunda Guerra Mundial), voy a aportar mis conocimientos y experiencias adquiridas a nuestro Ejército Nacional.

 

En cuanto a lo personal y social, es experiencia enriquecedora y necesaria tanto para los participantes de una comisión como para sus familias, en vista de que el estar alejado del hogar, de nuestros seres queridos, amigos y patria es fuerte en ocasiones, pero nos enseña a controlar este sentimiento, para poder seguir con nuestra tarea y a apreciar desde una edad temprana cada valioso segundo. Por mi parte estuve un año y medio alejado de mis seres queridos, comunicándome con ellos solo a través de medios electrónicos, lo que me ayudó a reflexionar y a entender que nuestra fortaleza interna está directamente relacionada con el amor y el apoyo de nuestras familias y personas más allegadas.

 

Por otra parte, encuentro importante resaltar la movilidad académica y militar como factor geopolítico para el fortalecimiento de las relaciones con países aliados. El tener en las filas de las Fuerzas Militares líderes egresados de Ejércitos como el estadounidense, canadiense, brasileño o coreano es vital, considerando que estos países trabajan en ocasiones de la mano del Ejército colombiano para el cumplimiento de la misión, y son posibles aliados estratégicos en momentos de dificultad.

 

Finalmente, basado en mis experiencias, considero esencial continuar fomentando y fortaleciendo las relaciones internacionales, creando nuevas oportunidades institucionales, para que más soldados tengan esta posibilidad de formarse en el exterior, lo que en definitiva se convierte en vínculo entre ejércitos.